• Sea ejemplo.

Puede pasar regañando o hablando durante 2 horas seguidas a un niño o a un adolescente, pero él o ella va a hacer lo que usted hace no lo que usted dice. Por ejemplo: Si le dice a tu hijo que debe de respetar a las mujeres y usted le habla mal, pesado o con insultos a su esposa, el pensará que hablar así es normal. Cuando son pequeños no les diga “haz eso” tratemos de cambiarlo por un “hagamos eso” que reforzará su imagen ante su hijo y tendrá un ejemplo vivo de lo que se debe de hacer.

  • Limite y discipline, no amenace.

Las reglas tienen que ser claras, lo que se puede y lo que no se puede acompañada de una explicación lógica del por qué de cada situación, esto ayudará a que el niño sepa que cuando decida pasarse los límites que se le han puesto, tendrá algún tipo de sanción. Hasta cuando haya un castigo por algo malo, su hijo o hija debe de entender que hay cosas que son negociables y cosas que no según el comportamiento, la actitud y la regla que se ha roto. El amenazarlos solo hace que el niño se reprima, no hace que cambie su conducta.

  • Comuníquese de la mejor manera.

Hable siempre con sus hijos, no solo para regañarlos o decirles “¡no hagas eso!” sino también para contarles cuentos, para preguntarles como sienten o que piensan acerca de ciertas situaciones, así ellos se sentirán queridos y que su opinión cuenta. Aproveche el tiempo en casa, en el tránsito, de camino al mercado o cualquier tiempo en el estén juntos para hablar, pero no confunda esto con otra cosa que se parece y se nos ha dicho, tenga claro que:

  • Usted es su padre o madre no su amigo (a).

Esta afirmación es uno de los más grandes errores que se nos ha dicho con respecto a la crianza de niños. Usted no es su amigo por algunas simples razones:

  • Un amigo es cómplice en travesuras, usted está para sancionar las cosas malas que hace, si usted es cómplice, olvídese de su autoridad para siempre.
  • A un amigo se le puede faltar al respeto, a usted no. Con una vez que deje que esto pase, no podrá volver a pedir el respeto de regreso.
  • Un amigo es un confidente fuera de casa, a usted le puede contar cosas, pero que le cuente todo en algún punto no es tan sano, hay que tener un balance (Que depende del entorno y el criterio de cada quien)
  • Un amigo es un igual, un padre está en un nivel superior, o al menos así debería de ser.

Hay algunas otras cosas que se podrían mencionar que son lógicas, usted puede ser su compañero de algunas travesuras en juegos, por ejemplo, su confidente y alguien con el que se puede pasar el tiempo de la mejor manera, pero no por eso va a dejar su rol por un lado, cada quién debe de jugar el papel que le corresponde en la familia.

  • No compare.

Cada niño es diferente, con capacidades, actitudes, ideas y habilidades que lo hacen único, el compararlo con sus hermanos o con cualquier otra persona, solo hace que se sienta menos capaz y que ni siquiera intente alcanzar sus metas y sus sueños. Si los dejamos ser ellos mismos, los dejamos equivocarse y les enseñamos de sus errores, seguramente tendremos niños de emociones saludables, con el ánimo intacto para afrontar cada uno de los retos que la vida le proponga.

Hay una buena noticia que usted debe de saber: ¡lo está haciendo bien! No se atormente, No hay un manual exacto para criar a sus hijos, ya que cada persona es diferente, solo hay que saber hacer lo correcto. Si hasta ahora ha hecho algo mal, piense en que también es buen ejemplo para los niños aceptar cuando usted se equivoca, eso lo hará más humano y hará que los niños los vean de una manera más alcanzable, más humana y aprenderán que ellos también pueden equivocarse, aceptarán su responsabilidad y saldrán adelante.